Sobre nosotros

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que se dedica a mejorar la calidad de vida de los niños más desfavorecidos de América Latina, especialmente de Perú, y del entorno donde viven.

Nuestra actuación se destina a la nutrición y alimentación, educación y formación, y el desarrollo de nuevos modelos económicos auto sostenibles, pilares fundamentales para que consigan un correcto desarrollo.

Lliçà Peruanitos es una asociación laica y abierta a la cooperación con todo tipo de entidades y personas, de cualquier creencia, cultura y religión. Desde nuestros inicios, estamos actuando en un asentamiento humano en las afueras de Lima – Cerro Candela –San Martín de Porres, donde mantenemos el local social con el nombre de “Comedor Catalunya”. Es el centro de cohesión social y un polo de atracción para los habitantes, inscritos y censados en nuestra entidad, del Cerro.

Nuestros recursos provienen de los donativos de nuestros socios, tanto personas físicas como empresas e instituciones, de la captación de recursos a través de las diferentes líneas de cooperación de las instituciones gubernamentales y privadas, de la celebración de actos de promoción, nuestra “Botiga Solidaria” (Tienda solidaria) y de nuestra red de colaboradores.

Desde este año 2017 se han modificado nuestros estatutos y ya podemos colaborar en el apoyo y necesidades de nuestro municipio en el cual lo hacemos a través de Cáritas Parroquial o en emergencias que puedan suceder en nuestro país.

Socios Fundadores
  •  María Puig Mompart
  •  Núria Tarabal Arimón
  •  Anabel Guardiola Risco
  •  Isabel Risco Sevillano
  •  Llorenç Arnó Ventura
Junta Directiva
  •  María Puig Mompart - Presidenta
  •  Carme Deu Cuesta - Secretaria
  •  Llorençs Arnó Ventura - Tesorero
  •  Isabel Risco Sevillano - Vocal
  •  Narcisa Roura - Vocal
Colaboradores en Perú
  •  Anita Magdalena Yacila Honores - Coordinadora
  •  Sonia Gómez Orozco - Responsable cocina
  •  Betty Trujillo – Protavoz documentos oficiales
  •  Ricardo Gavancho – Chef y nutricionista

Cómo puede ayudarnos:

Llámanos al (+34) 616.812.779 o

Ingresa a la cuenta ES72 0182 3561 0502 0154 0337

Asentamiento Humano Cerro Candela

Según el R.D. Nº 507-DG-DESP-DISA-III-LN-2005 del 22-08-2005, en el año 2008 la población del Cerro candela bordea 13.649 habitantes.

Ubicados en el rango más alto de los niveles de pobreza; el porcentaje entre desempleados y subempleados asciende al 79%; además, el 30% de las familias está constituida por madres solteras o abandonadas.

El principal problema de la población infantil es la desnutrición, que la hace propensa a enfermedades. Los hijos de las madres sin ningún nivel de educación presentan mayores proporciones de desnutrición crónica.

El nivel educativo es muy bajo y hace que la mayoría de la población sea analfabeta. La economía de las familias es muy crítica. Los hombres suelen trabajar en la construcción, por lo que los ingresos son temporales. Otros trabajan de vendedores ambulantes o paletas. Algunos de los trabajos que realizan las mamas son la venta ambulante de comidas, el reciclaje, que consiste en recoger y vender papel, cartón, plástico… o trabajan en casa cocinando, lavando y cuidando a los niños.

Los habitantes del Cerro no cuentan con pistas asfaltadas, ni conexiones domiciliadas de agua ni desagüe, por lo que su abastecimiento se realiza mediante camiones cisterna una vez a la semana y que generalmente favorece la aparición de enfermedades y problemas de salud. Cuentan con una escuela nido y una escuela de primaria. También disponen de una “Puesta Medica” (centro de Salud) pero el precio a pagar por una visita es demasiado elevado, sin contar con el precio de los medicamentos, que difícilmente pueden comprar.

BARRIOS MARGINALES - PUEBLOS JOVENES

Son los nombres que toman los tugurios o barriadas de miseria o extrema pobreza como actualmente se les conocen; que están extendidos por los cinturones que rodean Lima y Callao y que también se extienden en otras regiones del Perú, estas poblaciones surgen de forma espontánea y donde se puede encontrar personas de diferentes clases sociales y de diferente poder adquisitivo.

Estos salen a la luz con más fuerza allá por el año 1968, recordamos que la ciudad autogestionaria de Villa el Salvador es el asentamiento urbano más grande de la capital Limeña y que nace de la polémica entre el gobierno y la iglesia, ya que el defensor más fuerte de su nacimiento fue el Obispo progresista Monseñor Luís Bambaren Gastelumendi.

Monseñor Luís Bambaren Gastelumendi fue en su momento el Obispo de los Pueblos Jóvenes o Barrios margínales o asentamientos humanos, de la orden de los jesuitas, era un defensor íntegro de estos, recordamos también que la ciudad autogestionaria de Villa Salvador fue ganadora del premio Príncipe de Asturias.

Estos tugurios o barrios de extrema pobreza están ubicados uniformemente por pequeñas casitas o chozas construidas por esteras, latas, cartones, plásticos y uralita y el suelo es de arena que exhala una tremenda humedad; y no cuentan con los servicios esenciales de primera necesidad tales como agua y desagüe, luz o gas.

Cuentan con áreas sin equipar para escuelas, puestos policiales, ambulatorios, hospitales o iglesias. Cuando se construyen o equipan se hacen mediante trabajos comunales y aportación de vecinos o empresas de materiales para la construcción.

Finalmente diremos que, en estos asentamientos humanos, la niñez está abandonada, hay una gran cantidad de madres solteras, donde habitualmente inician sus relaciones sexuales a los 15 años sin una buena educación sexual, los niños se dedican a formar pandillas y son muy conocidos los pirañitas, la mayoría de parejas son convivientes pero muchos bebes de éstos son abandonados por falta de recursos económicos.